Camas Olympia

APORTES A GUATEMALA

Esta evolución de la marca ha sido posible como resultado de un recurso humano altamente capa-
citado e integrado bajo los pilares de una filosofía empresarial donde predomina la ética y la integridad y que incluye el trabajo en equipo, la excelencia, el respeto a la dignidad humana.

Es así como los proyectos de Responsabilidad Social Empresarial de Camas Olympia son parte de un compromiso por la mejora de la calidad de vida y desarrollo de sus colaboradores y familia.

Desde hace una década, desarrolla varias actividades de apoyo interno hacia su equipo de trabajo, enfocado en beneficios sociales, educativos y de
salud. Uno de estos es La fábrica de los sueños, destinada a concretar un anhelo específico de sus mejores colaboradores. También está el programa

Gladiadores, que reconoce los logros de los compañeros destacados.

https://marcasdelbicentenario.gt/wp-content/uploads/2018/06/Post-50-anos-500x500.jpg

Esta fidelidad se hace palpable en la trayectoria de trabajadores como Concepción López, con 19 años de trabajar en la planta de producción en Guatemala; Christian Bonilla, con una década como coordinador logístico en Costa Rica; o Karina Laínez, gerente general en Honduras, con 21 años de carrera en la empresa. Son gente con historia que ha dejado huella dentro de la empresa. Además, Camas Olympia lleva a cabo un programa de becas escolares para los hijos de sus colaboradores, desde preescolar hasta nivel universitario, así como proyectos externos de apoyo hacia comunidades de escasos recursos.

Grupo Diveco es una empresa familiar que ha de-
mostrado empatía en momentos de adversidad de los guatemaltecos. Desastres como la erupción del volcán de Fuego, las tormentas Iota y Eta, o la ayuda humanitaria brindada a los hospitales nacionales durante la pandemia por Covid-19, han permitido aliviar penas a cientos de personas que han necesitado un colchón digno para descansar en medio de la tragedia.

Camas Olympia extiende un profundo agradecimiento a las distintas generaciones de guatemaltecos que, a lo largo de 50 años, les ha permitido ser parte de su vida. Una experiencia que ha servido para reinventarse y continuar en el siguiente peldaño de crecimiento que se resumen en un: “Vamos por más sueños juntos”.